¿Sillas con reposabrazos o sin ellos? Guía para su elección

Sillon Dakar

La elección de tener una silla con reposabrazos o no en tu mobiliario de oficina ha sido una discusión amplia durante muchos años, ya que en la actualidad existen dos escuelas de pensamiento. El primero es aquel que indica, que debemos usar los reposabrazos, porque estos sostienen nuestras extremidades superiores y reducen la cantidad de carga hacia nuestra espalda baja cuando estamos sentados.

El segundo es aquel que indica que debemos usar sillas sin reposabrazos, ya que crean factores de riesgo como encogerse de hombros, estrés por contacto en el antebrazo y posturas inclinadas que afectan considerablemente la columna vertebral.

Al comprar una silla de oficina perfecta, hay muchas características diferentes a tener en cuenta. Por lo general, los consumidores buscan sillas ergonómicas que ofrezca la cantidad preferida de amortiguación y soporte lumbar.

Tener una silla a la altura correcta colocará las manos y las muñecas en el ángulo ideal para escribir. Además, elegir el material y el estilo del reposabrazos adecuado puede prolongar la vida útil de tu silla y proteger tu inversión. Antes de comprar tu próxima silla de oficina, te invitamos a que sigas leyendo hasta el final, ya que aquí hay algunos factores importantes que debes tomar en cuenta.

Cuando comprar una silla con reposabrazos

La razón más común por la que las personas buscan comprar sillas con reposabrazos es para resolver las molestias en los brazos, el cuello o la parte superior de la espalda. Si el escritorio de oficina requiere que una persona en su puesto de trabajo sostenga los brazos con los codos alejados del costado del cuerpo, por ejemplo, con los codos hacia adelante para escribir, o hacia el lado del mouse, entonces los músculos de los hombros están funcionando y eventualmente este se fatigará, esto sucede a menudo cuando el teclado está muy alto.

Sillon Directivo Montreal

Sin embargo, si es posible que el trabajador complete su labor con la parte superior de los brazos relajada a un lado del cuerpo, podemos sugerir que pueda mantener esa postura casi indefinidamente.

Además, si el trabajo requiere un poco de movimiento, como mover ocasionalmente las manos entre el mouse, el teclado, el teclado numérico, lápiz y papel, entonces estos pequeños cambios en la postura probablemente sean saludables.

Trabajar durante horas seguidas con una silla de uso individual que posee un ángulo incorrecto, esto podría provocar lesiones por estrés repetitivo, como el síndrome del túnel carpiano. Puede ser sorprendente, pero los reposabrazos incorrectos también podrían provocar problemas graves en el cuello y los hombros.

Las sillas con reposabrazos ayudan a garantizar que pueda lograr la posición perfecta para evitar lesiones y le permiten trabajar cómodamente durante horas seguidas.

Una de las desventajas de tener una silla con reposabrazos es que pueden evitar que te acerques lo suficiente a tu escritorio de oficina. Puede terminar inclinándose hacia adelante para alcanzar el teclado, lo que puede provocar dolor de espalda con el tiempo.

Esté atento a los mobiliarios de oficinas que ofrecen reposabrazos que son lo suficientemente bajos como para acomodarse a la altura de tu escritorio. Por lo general, los reposabrazos de 10 pulgadas o menos se consideran «cortos» y te permitirán sentarte más cerca de tu escritorio para una mejor postura.

Cuando comprar una silla sin reposabrazos

En la actualidad se fomentan mucho el uso de reposabrazos en sillas confidente o en salas de espera, ya que actúan para apoyar los codos y los brazos. Sin embargo, muchas personas no usan los reposabrazos para sostener sus respectivos brazos. Mas que todo, los usan para apoyarse y sostener todo su peso corporal. Sin duda esta postura es muy dañina para tu columna vertebral.

Silla Office SEUL

Recuerda que tus brazos no son sistemas que deban soportar carga, por lo que, si se apoya en su codo, y lo hace cargar todo tu peso corporal durante el transcurso de un día o una semana de trabajo, esto finalmente te dará un resultado de molestias en el cuello y los hombros. Por esta razón es recomendable comprar sillas sin reposabrazos.

Un segundo problema con los reposabrazos es que se interponen en el camino de las cosas. ¿Te has dado cuenta de que cuando están a la altura correcta para tus brazos, golpean tu escritorio? Esto significa que vas a terminar sentado a un pie de distancia del escritorio, terminando posado hacia adelante en la silla para acercarte más a tu escritorio. Esto sin duda es algo muy malo, ya que te producirá quejas en la parte baja de la espalda.

También este problema te obligara a realizar un esfuerzo adicional para terminar alcanzando el teclado y el mouse dándote como consecuencia la obtención de molestias severas en tu cuello, hombro y codo.

La forma de contrarrestar esto es que, tú debes colocar la silla a una baja altura para poder deslizar los reposabrazos debajo de la mesa. Aunque esto no significa que tu silla está demasiado baja y que tiene que levantar los codos para llegar a la altura del escritorio. Sino que, al finalizar tu día de trabajo, vas a terminar con dolores fuertes en tus hombros y brazos.

La solución más simple, para ti, es que retires los reposabrazos de la silla si es que puedes o en su defecto. Termines comprando una silla sin reposabrazos. Una vez hecho esto es posible que las quejas en tu cuello, hombro y la parte baja de tu espalda se resuelvan sin que tengas que ir al médico.

Conclusiones

Por lo general, la mayoría de las personas tienden a pensar en el respaldo cuando se trata de adquirir sillas de oficina, olvidándose de todo lo demás, pero los reposabrazos de la silla también son un factor importante a tener en cuenta. De hecho, tu dolor de hombro y espalda podría tener poco que ver con el soporte lumbar y, en realidad, podría ser el resultado de tener los reposabrazos de tu silla a una altura incorrecta. Además, aunque las sillas con reposabrazos fijos pueden ser más asequibles, recuerde tener en cuenta cuánto tiempo pasará en la silla de su oficina.

Para ti que trabajas ocho horas al día o más, sin duda valdrá la pena invertir en una silla altamente ajustable que se adapte no solo a tus necesidades, sino que también se adapte a tu estación de trabajo sin ningún problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *