Colores que combinan con el rojo

5/5 - (1 voto)

El color rojo se caracteriza por su fuerza, pasión y poder de llamar la atención, siendo esta una de las razones por las que es usado, ya sea en logotipos, campañas de marketing y en el campo de la moda para la creación de múltiples outfits.

Un ejemplo del poder que tiene el color rojo lo podemos ver en KIA, YouTube, Toyota, Coca-Cola y muchas otras marcas. Ya que son empresas en las que este color es su principal, y no usan otros colores complementarios más allá del blanco.

Pero más allá de esto, el color rojo es en general, una alternativa bastante utilizada para combinar con otros y crear diferentes ambientes, ya sea en la oficina, salas de espera, habitaciones y más.

Continúa leyendo y toma nota de todas las recomendaciones y propuestas que te hacemos desde Decoraoficina para sacar el máximo provecho al color rojo con otros colores complementarios.

¡Vamos a ello!

¿Tus muebles de oficina son en tonos rojos y no sabes con qué combinarlos? Estas son algunas de las claves y los colores que mejor combinan con el rojo

Antes de entrar en materia de detalles, es importante detallar algunas aclaraciones acerca del color rojo que debes tener en cuenta a la hora de combinarlo.

En ese sentido, lo primero que debes saber sobre este color, es que existen determinados colores complementarios que mejoran su aspecto cuando se combinan con el rojo.

Además, según los colores que se elijan y la tonalidad de estos, podrás crear un tipo de ambiente u otro, es decir, uno que transmita mayor tranquilidad, más electricidad y hasta mayor incomodidad, por lo que se debe tener cuidado para ello.

En todo caso, el color rojo es bastante protagonista, y es necesario elegir cuidadosamente los colores que le van a acompañar para conseguir los mejores resultados con ambos colores.

Por ello, desde Decoraoficina te damos algunas recomendaciones al respecto:

Equilibrio

Tener esto claro es necesario, y es que al combinar el rojo con colores complementarios se debe encontrar el equilibrio para no generar incomodidad visual.

En ese caso, es necesario tomar en cuenta, como ya comentamos, los colores complementarios a usar y la tonalidad de estos, si son más crema, más cálidos, brillantes o más opacos.

Por ejemplo, de usar el rojo con otro color de características similares, es fundamental usar un tono neutro que reduzca tanto brillo, y para ello, el blanco, gris o negro serán tus mejores alternativas.

Uso correcto

El rojo es un color que destaca por sí sólo, y por ello, si se va a pintar una pared, por ejemplo, es necesario no abusar de ello.

Ahora bien, de usar en gran medida, es fundamental cuidar la tonalidad de este para no causar molestias visuales, todo debe ser armónico; repetimos la palabra del punto anterior, todo está en el equilibrio.

Apostar por lo básico

Ya lo adelantamos en el primer punto, las tonalidades básicas como el negro y el blanco nunca van a desentonar cuando están combinados con la mayoría de los colores, y en este caso, el rojo se verá muy bien acompañado por estos básicos, todo va a depender del ambiente que se desee crear.

Los mejores colores que combinan con el rojo

Partiendo de lo comentado en el punto anterior es que vamos a comentar ahora a los colores complementarios que mejor van de la mano con el rojo, pues siempre son criterios que están presentes.

Por ejemplo, en caso de la imagen personal, lo más importante es no darles mucha importancia a tantos elementos al mismo, pues los colores a parte del rojo de ser igual de llamativos que este va a crear una sensación extraña. Pero hay excepciones, y las combinaciones con un naranja o rosa fucsia son válidas.

De igual manera, en este punto la clave está en el equilibrio, y en este caso, los mejores colores complementarios para el rojo son los siguientes:

Negro y blanco

Como destacamos anteriormente, los tonos básicos blanco y negro van a complementar bastante bien al color rojo.

De esta forma, uno de sus derivados como el gris también lo hará, pues en cierta medida van a contrarrestar esa fuerza del rojo para mantener una combinación equilibrada que apuesta por lo seguro.

Azul

Los colores primarios combinan bastante bien entre ellos, aunque si es verdad que el color rojo junto al azul suele verse mejor.

Esto se debe al hecho de que existe como una inhibición por parte de este último, ya que el rojo brinda fuerza y brillo, el azul en cambio aporta calidez y más tranquilidad visual, eso sí, en sus tonalidades menos brillantes y más fuertes, como puede ser el azul marino.

Beige/color café

En este caso sucede algo bastante similar que el punto anterior, y es que la fuerza y fogosidad del rojo se ve completada con ese toque cálido y tonos tierra del beige o el color marrón en su estilo más claro, ya que existe un balance bien interesante.

Colores que combinan con el rojo en cortinas

Las cortinas son de los elementos decorativos muy importantes, a los cuales debemos prestar atención a los colores que tienen para combinarlos con las demás tonalidades y colores de su alrededor, de manera que siempre sea cómodo para la vista.

En ese caso, el rojo debe combinarse con tonos cómodos, como lo son básicos como el gris o blanco, y las tonalidades tierra como el marrón en muebles, por ejemplo, pues van a reducir la intensidad del rojo a un punto óptimo para lograr ese balance tan buscado.

Asimismo, es necesario evaluar la tonalidad del rojo que tengan las cortinas, pues me función de este se pueden crear ambientes más tranquilos o activos y eléctricos, además de influir en la percepción del espacio.

Colores que combinan con el rojo en paredes

El rojo en paredes debe estar controlado, pues tanto la cantidad de paredes pintadas con él, así como los colores complementarios a usar van a marcar la diferencia.

Por lo tanto, es necesario medir todo, pues el rojo absorbe la luz, y como comentamos anteriormente, puede alterar por completo esa percepción del espacio, se manera que se perciba un mayor encierro.

Como principal recomendación, para sacar el máximo partido al rojo en paredes es necesario, primero, pintar dos paredes como máximo con este color, el cual resulta mejor en tonos mate y en paredes cercanas a ventanas.

El gris o el blanco deben ser los acompañantes para el resto de las paredes, aunque hay otras alternativas que se pueden presentar, y las cometamos a continuación:

Apuesta clásica

El gris, el blanco o el negro se van a llevar muy bien con el rojo, aunque en paredes, si es verdad que el negro no es tan elegido como acompañante, y es precisamente porque absorbe la luz al igual que el rojo, yda esa sensación visual de estar en un espacio más reducido.

En todo caso, el gris y el blanco van a lograr un mejor balance, pues no sólo le dejan todo el protagonismo al rojo, sino que también van a evitar ese efecto reductivo del espacio. Por tanto, si se quiere apostar por lo seguro, el gris, blanco y negro en menor medida no van a desentonar.

Combinación con el azul

El color azul va muy bien con el rojo, pues básicamente es como su contraparte en el sentido que, mientras el rojo aporta fuerza, pasión y brillo (llama la atención), el azul es más tranquilo y brinda mayor relajación.

Del mismo modo, este par de colores combinados con un básico como el blanco van a dar una mejor vista al ambiente, donde son importar que color sea más dominante, existirá un buen balance.

En ese sentido, también se puede crear un buen complemento de otros colores con el rojo en paredes a través de los elementos del lugar, como sillas, lámparas, muebles y demás.

Excepciones con los colores pastel

Cuando se trata de paredes, el rojo es un color que no suele verse bien con los tonos pastel, y es que no es una combinación que aporte una sensación grata para la vista.

Pero, si la tonalidad crema viene dada por el beige, sí que hay un mejor “fit” para el ambiente, pues recordemos que el beige es un color que complementa muy bien a las características del rojo.

¿Usar colores chillones?

Apostar por una combinación entre el rojo con colores chillones tiene sus riesgos, pero, aunque no lo parezca, puede tener lugar si se hacen las cosas bien.

Y por hacer las cosas bien entiéndase, saber jugar con la tonalidad de los colores complementarios y aprovechar al máximo al blanco y el negro, de manera que, dentro de toda esa extravagancia exista un poco de equilibrio y lograr un buen resultado.

Colores que combinan con el rojo en muebles de oficina

En el caso de los muebles de oficina en rojo o con pequeños detalles en rojo, lo más importante para lograr una buena combinación radica en los elementos externos, como el color de las paredes, lámparas, mesas y hasta el piso.

De esta manera, es necesario que los colores del exterior se lleven bien con el rojo, y para ello, es importante que siempre estén presentes las reglas comentadas anteriormente.

En todo caso, apuestas por colores complementarios como el beige en tonos crema, un azul grisáceo van a ir acorde con los muebles de oficina, aumentando su protagonismo, algo que en este caso sí que se debe buscar.

Colores que combinan con el rojo en mamparas y biombos de oficina

Para este caso, si bien se deben seguir esos lineamientos básicos, puede existir mayor libertad a la hora de crear combinaciones con el rojo, ya que se trata de elementos sin gran repercusión en el ambiente del lugar.

De igual manera, al tratarse de accesorios pequeños, se puede trabajar en base a resaltar el rojo, ¿Cómo? Con ayuda de los elementos externos, aplicando tonos neutros como el blanco para que sea el rojo quien pueda destacar a partir de sus características.

Colores que combinan con el rojo en sillones y butacas de la sala de espera

En este caso, las condiciones son bastante similares con respecto a los muebles de oficina, pues la clave para combinar el rojo en sillas y butacas en una sala de espera radica en las características de las paredes y el piso.

De igual manera, para este contexto no hay que ser tan extravagante, pues es un escenario donde debe estar presente la comodidad visual.

Para ello es necesario saber manejar esa fuerza y características llamativas del rojo, por lo que apostar con colores complementarios que le contrarresten es clave.

En ese sentido, el azul o los tonos neutros gris y blanco van a ser de mucha ayuda, pues van a inhibir de cierta forma la fuerza del rojo para dar lugar a la tranquilidad que debe estar presente en estos lugares.

Una apuesta segura en este caso es lo mejor, y seguir las recomendaciones dadas hasta ahora va a marcar la diferencia.

En fin, el rojo es un color muy interesante del cual se puede sacar mucho provecho en materia de decoración, solo hay que seguir algunas “reglas” no escritas que permiten aprovechar las características de este color.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.