Sillas de Estudio. Lo que necesitas saber

5 (100%) 2 votes

Aún hoy en día, es mucho más habitual de lo que pensamos que no se le de importancia que merece a la silla de estudio donde nos sentamos durante muchas horas a lo largo del día. Las sillas de estudio son una parte importante de nuestro mobiliario de oficina. Ya sea porque este tipo de sillas la mayoría de las veces las adquieren padres para sus hijos pequeños, pensando que la silla que han visto en cualquier gran superficie con un precio muy bajo es ideal para ellos, sin pararse a pensar en nada más que como decimos el precio, ya sea porque la adquiere un estudiante más maduro pero con muy pocos recursos económicos, a la silla de estudio no se la da la importancia necesaria.

Es muy importante que nos concienciemos de que la silla de estudio no es un mero elemento residual a la hora de obtener buenas calificaciones, o aprobar exámenes, si no que es salud y bienestar para nuestro cuerpo, y en consecuencia, un elemento imprescindible para obtener resultados óptimos fruto de nuestro esfuerzo.

Sillas de estudio. Características.

El diseño ergonómico de la silla es fundamental como podemos imaginar. Ya sabemos que la ergonomía es el estudio de las condiciones de adaptación de un centro de trabajo, una herramienta, o un vehículo a las características físicas de un trabajador o usuario. Consecuentemente con esta definición, una silla de estudio que no haya sido pensada y desarrollada para trabajar en ella durante muchas horas por un equipo de expertos diseñadores, nos traerá consecuencias negativas tanto físicas como productivas.

Una buena silla de estudio tiene que adaptarse al usuario casi como un guante, y para ello debe estar fabricada con materiales de primera calidad que ofrezcan confort a quien la use. Pensemos que la silla de estudio, al igual que la silla de oficina, es probablemente el lugar donde pasemos más horas a lo largo del día después de la cama.

Las regulaciones son imprescindibles y sin duda el principal activo de la silla, ya que todas las personas somos diferentes, y una única silla ha de poder adaptarse a miles de personas. Además estas regulaciones han de ser fáciles de usar.

Empecemos por el respaldo. Este ha de ser de malla o red, lo que nos facilitará el transpirado. En la actualidad este tipo de materiales han experimentado una mejora sustancial, y son capaces de mantener la tensión y la firmeza después de años de uso. No es imprescindible, pero si aconsejable que el respaldo pueda regularse en altura. Sin embargo, sí que debería tener una sujeción lumbar regulable que nos garantice una posición natural de la espalda. Los respaldos deben permitirnos regular la inclinación de los mismos en diferentes puntos, y deben incluir un mecanismo de ajuste de la tensión con la que nos empujan cuando los dejamos liberados, que permitan que las sillas se adapten a personas de diferentes pesos.

El mecanismo. Sin duda aunque podamos encontrar diferentes mecanismos de regulación, una silla de estudio debe incorporar un mecanismo sincron. Este nos posibilitara que la inclinación del respaldo se sincronice con el movimiento del asiento para que todo el cuerpo se mueva al unísono y evite posturas de compresión de la espalda y el abdomen.

Los apoyabrazos. Al igual que sucede con la altura del respaldo, no es imprescindible que sean regulables en altura, aunque si muy aconsejable, pero si es imprescindible que cualquier silla de estudio los posea.

Los apoyabrazos de la silla deben posibilitarnos que nuestros brazos mantengan una postura de 90 grados respecto a la mesa de trabajo, y deben servir de apoyo a los codos y los antebrazos. Son esenciales a la hora de levantarnos y sentarnos en la silla, y por último es indispensable que no dificulten nuestro acercamiento a la mesa.

El asiento. Aunque en la actualidad todas las sillas permiten la regulación de altura del mismo, no está de más recordarlo. Tengamos en cuenta que un asiento demasiado bajo forzará la zona lumbar, y demasiado alto la zona de nuestro cuerpo que se verá afectada serán las vertebras cervicales y los músculos trapecios.

El borde anterior debe tener una pequeña inclinación hacia adelante para evitar la presión en la zona posterior de las rodillas y de esta forma no dificultar la circulación sanguínea, y debe ser lo suficientemente ancho para poder sentarnos en la parte central sin problemas.

También es aconsejable una cierta dureza del mismo pero sin olvidarnos del confort.  Por último, es también muy aconsejable que se pueda regular la profundidad del asiento. Tengamos en cuenta que existen personas muy altas y otras muy bajas, y una misma silla debe adaptarse como dijimos anteriormente a personas de diferentes características físicas.

Nuestras sillas de estudio

Decora Oficina ofrece en su catalogo una gran cantidad de sillas que cumplan con todos los requisitos que acabamos de mencionar, pero vamos a destacar algunas de ellas por su indudable calidad.

El modelo Boston, disponible en cuatro colores, tiene por sí misma un diseño extremadamente cómodo que hace que se adapte a cualquier persona casi sin necesidad de hacer uso de sus mecanismos de regulación.

 

 

La silla Techno es sin duda la que mayores mecanismos de regulación nos ofrece. Podríamos configurarla casi como si de un vehículo se tratara. Sin duda será muy sencillo que se adapte a cualquier usuario ya que podrá personalizársela a su gusto.

El modelo Cami lo consideramos el hermano menor del modelo Techno. Con un precio muy ajustado ofrece casi las mismas posibilidades de regulación, y su tamaño es algo menor para adaptarse a espacios más pequeños.

El modelo Status es un clásico que nunca falla. Uno de los primeros modelos que empezaron a fabricarse con el respaldo de malla y que sigue manteniéndose en lo más alto debido a su cuidado diseño y a sus materiales de primera calidad.

Silla Malta. Manteniendo las características que la aconsejan como silla de estudio, está especialmente indicada para combinarla con mesas de estructuras metálicas debido a sus elegantes detalles cromados en el respaldo y la base.

Modelo Sidney.  Un gran precio para una gran silla. Más limitada en cuanto a regulaciones, su generoso tamaño de asiento y su ancho respaldo hacen de ella una silla muy acogedora para un gran número de usuarios.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *