Qué hacer cuando una silla de oficina se baja sola

De la misma manera que le puede ocurrir con cualquier otro tipo de producto o artículo que tú compres, déjame decirte que las sillas de oficina también tienden a tener problemas después de algunos años de uso. Por la sencilla razón, que cuanto más uso le des a tu silla y cuanto más barata sea, más pronto notarás que vas a tener problemas, como por ejemplo que se empieza a bajar sola.

Cuando empieza tu búsqueda de una nueva silla de oficina, probablemente notaras que la mayoría de ellas te permitirán ajustar la altura del asiento gracias a la ayuda de un cilindro que normalmente en su interior está lleno de gas, sin embargo, con el tiempo y el uso, tu silla comenzara a hundirse y a perder la presión que trae consigo en su tanque de gas.

Por este motivo te hemos preparado una pequeña guía de qué hacer cuando tu silla de oficina empieza a bajarse por si sola.

La pérdida de gas es el problema

El cilindro de tu silla de oficina es esa parte de la silla que conecta la base al asiento y están unidas mediante soldadura. Y es lo que nos permite ajustar la silla y que pueda moverse de arriba hacia abajo. Dentro del cilindro de la silla hay un pistón que es accionado usando gas nitrógeno. Entonces, cuando tira de la palanca de la silla, el gas nitrógeno está cambiando las cámaras dentro del cilindro, lo que le permite moverse hacia arriba y hacia abajo.

Con el tiempo y un continuo uso de tu silla de escritorio, el sello en el cilindro empieza a desgastarse y a salir el gas en forma líquida donde habrá un cierto goteo en algunos modelos se suelta el tornillo que lo sujeta. Luego de estos eventos, el cilindro dañado hará que la silla se hunda.

La calidad de los materiales del pintón es clave para evitar las pérdidas de gas

Hay una serie de componentes que forman una silla de oficina. Estos incluyen: la base que generalmente consta de tres, cuatro o cinco ruedas, un cilindro de gas que almacena el aire comprimido y está equipado con una cubierta telescópica, un asiento que está equipado con una placa que sostiene la palanca ajustable, y el respaldo acolchado.

Esencialmente, una silla de escritorio está construida alrededor de un cilindro de acción simple que posee un pistón que se ha llenado de aire. Cuando es activado por alguien que empuja la palanca, comprimiendo aún más el aire dentro de la cámara, lo que resulta en un movimiento de elevación permitiendo que el asiento se eleve. Cuando el pistón se mueve más fuera de la cámara, el aire se expande dentro y permite que el asiento baje.

Por este motivo es necesario tener el conocimiento que la silla de oficina que vamos a comprar posea unos componentes de calidad, ya que estos se encargarán de darle una vida prolongada a tu silla de escritorio, en caso de no ser así, con el tiempo tendrás un dolor de cabeza y dos opciones a elegir:

1) Reparar el cilindro de gas de tu silla

2) Comprar una nueva.

Cómo solucionar la pérdida de gas

La reparación del pistón es uno de los métodos que hay para solucionar la pérdida de gas de la silla de oficina y lo mejor de todo es que no es tan costosa como se cree. Esto se debe a que el pistón en sí mismo se puede reemplazar por uno nuevo o este mismo sistema se puede bloquear fácilmente sin tener que modificar su diseño cosa que de por si es bastante complejo.

Es importante recordar que este mecanismo de pistón es un cilindro que normalmente está alojado dentro de una columna de cilindro. En lugar de operar con líquido, como el pistón de su automóvil, funciona con aire comprimido.

La palanca que utiliza para ajustar su asiento controla esta compresión y descompresión del aire, que a su vez establece la altura deseada de su silla. Cuando este mecanismo falla, básicamente tiene que comprar un nuevo cilindro neumático para restaurar la función de ajuste, es importante acotar que todo el sistema viene sellado.

Los cilindros al perder el gas se pueden mecanizarse de forma manual y con ello sale un poco más rentable. Afortunadamente, los fabricantes de sillas ofrecen paquetes de cilindros de repuesto que puedes adquirir y de esta manera tener en óptimas condiciones tus sillas de oficina.

Cómo reparar el pistón de nuestra silla de oficina

Para reparar el pistón siga los pasos que mencionaremos a continuación:

  • Coloca la silla de oficina de costado, asegurándote de que el cilindro neumático esté completamente extendido.
  • Retira el conjunto de ruedas que trae de la silla quitando el clip de retención de la base, que consta de un pequeño clip de metal, del poste central de la parte inferior de la base de la rueda. Quítelo agarrándolo con un par de alicates de punta fina.
  • Coloca una llave de tubo en el poste superior del cilindro de la silla, justo debajo de la bandeja del asiento. Aprieta la llave alrededor del poste y mueve la llave hacia adelante y hacia atrás, intentando aflojar el cilindro de la bandeja del asiento. Estos cilindros de gas solo se mantienen en su lugar por fricción y pueden ser difíciles de soltar de la silla.
  • Rocía un poco de lubricante (se sugiere usar WD-40) alrededor de la parte superior del poste del cilindro donde se encuentra con la bandeja del asiento si tiene problemas para retirarlo de la silla de oficina. Una vez que el lubricante haya estado en la silla durante unos minutos, intenta retirar el cilindro nuevamente, usando la llave de tubos.
  • Reemplaza el cilindro neumático viejo de la silla con uno nuevo presionándolo en la ranura en la parte inferior de la bandeja del asiento y volviendo a colocar la base de la silla.
  • Coloca la silla en posición vertical y siéntese con fuerza sobre la bandeja del asiento, utilizando todo su peso. Esto asentará el cilindro neumático firmemente en la bandeja del asiento, dando nueva vida a su vieja silla de oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *